Martes, 26 de marzo de 2019

Buenos Días Veracruz

El silencio del gobernador Yunes
David Varona Fuentes

Informe Rojo

Cuitláhuac García, bajo fuego del Cártel Jalisco
Mussio Cárdenas Arellano

@suntos de poder

México en manos de delincuencia organizada
Manuel Carvallo Carvallo

Columna Invitada

"Servir o servirse"
Columna Invitada



Columna: Columna Invitada

Nepotismo PRIMOR en Veracruz deja muy mal a AMLO

Jueves, 07 Marzo 2019
  • Por:  Mary Ramirez/ Puntillas
Guadalupe Lozano Argüelles, Secretaria de Trabajo y Productividad colocó a su hija en una dirección desde hace 2 meses, si cobró 30 mil por mes, otra vez Cuitláhuac García mintió Guadalupe Lozano Argüelles, Secretaria de Trabajo y Productividad colocó a su hija en una dirección desde hace 2 meses, si cobró 30 mil por mes, otra vez Cuitláhuac García mintió Plumas Libres

 

En la historia de las sociedades el nepotismo es un ejercicio corrupto, pueril y es una forma de prolongar la dominación por parte de los actores políticos que están acostumbrados a vivir del presupuesto, este cáncer viene desde las sociedades esclavistas con Pisistrato, con los emperadores romanos, la Edad Media, la Iglesia, el Imperio Chino, Napoleón y en la era posmoderna del neoliberalismo, concretamente en México, la han continuado el priismo y el panismo, ahora la continua el gobernador Cuitláhuac García a pesar de que los ciudadanos votaron por un cambio, porque AMLO la cuestionó y dijo que la va erradicar y combatir en su administración en una conferencia mañanera del 18 de febrero, el nepotismo contraviene a la Ley de Conflicto de Interés.

El nepotismo viola los derechos humanos para dar acceso a funciones públicas de todos aquellos que se ven privados de las oportunidades para competir justamente por un cargo público.

En el gabinete de Cuitláhuac el nepotismo no es discreto, es una evidencia vulgar y grotesca y está presente en casi todas las secretarias, la prensa ha dado cuenta de ello: en Salud, Finanzas, SEV, STPSP, Contraloría, etc., incluidos los alcaldes también.

Han salido varios artículos en distintos medios de información que dan cuenta del nepotismo y los nombres de los familiares, y ninguna declaración al respecto por parte del gobernador morenista. Los pro nepotistas son los mismos priistas que fueron sumados y otros ratificados por Cuitláhuac como secretarios y directores, y estos a su vez ratificaron a los mandos medios que están desde el Duartismo, los cuales se han destacado por utilizar los recursos económicos y materiales para apoyar a los candidatos del PRI en campañas electorales.

Guadalupe Lozano Argüelles, Secretaria de Trabajo y Productividad cuyo pasado es priista, no tiene vergüenza al meter a varios miembros de su familia en la Secretaría de Trabajo, su hija y su yerno, sobrinos, hermanos (su chofer), cuñada, primos, tíos y su esposo, quien se ha encargado de divulgar falsamente que es el secretario general de Morena en Veracruz, cuando aún no había dirigentes nombrados todavía, los nombres y salarios ya han sido divulgados.

A su hija la nombró encargada del Departamento Jurídico y de Amparos, desplazando al anterior encargado que tenía más de 20 años en el puesto con un sueldo que rebasa los 20 mil y su hija rebasa los 30 mil pesos. La justificación de la secretaria Guadalupe Lozano es que según su hija había pasado tres filtros y fue aprobada por: a) honestidad, b) el gobernador Cuitláhuac y c) porque caminó con ella (en su pasada campaña electoral).

Pues hay dos filtros cuestionables, si Cuitláhuac aprobó el nepotismo deja mucho que desear como pésimo filtro al no considerar la experiencia laboral y méritos de otras personas, y el otro filtro de “caminó conmigo en la campaña”, es argumento típico del priismo, los caminantes matraqueros de candidatos son priistas oportunistas y además mediocres, acostumbrados a vivir del presupuesto, si el gabinete lo componen los caminantes, entonces será un gabinete mediocre y gris, que no les importa la cuarta transformación, ellos están por sus intereses individuales.

Por cierto, una vez mas quedó claro que Cuitláhuac García es un mentiroso de lo peor, pues dijo que “estuvo a punto” la hija de la Secretariía del Trabajo de ser directora, cuando todo mundo sabe que ya se desempeñaba como tal y hasta cobró dos meses meses 30 mil pesos mensuales. Nadie le creyó que nunca estuvo en el cargo y ojalá tuviera la decencia de pedir la renuncia del esposo de Guadalupe Lozano, de su yerno, de sus sobrinos, de sus primos y todo el árbol genealógico que metió a la dependencia, pues es evidente que si ellos controlan toda la Secretaría, la corrupción quedará en familia.

La prima de Erika Ayala Mélida Ríos Martinez, es jefa de Recursos Humanos en la STYPV nepotismo priísta, avalado por Cuitláhuac García

Las otras joyas del nepotismo priista en la STPSP son la jefa de Recursos Humanos Mélida Ríos Martínez es prima de Erika Ayala Ríos actual diputada del PRI que exige a el gobernador el depósito de 3,500 millones de pesos de aguinaldos de este año al sindicato del COBAEV, Elisa Ponce Pérez (directora del Servicio de Empleo) metió a trabajar a su prima Paola. Elisa llegó por tráfico de influencias de parte de su esposo que trabaja en el gabinete de Cuitláhuac en Programa de Gobierno y Yazmín Vargas Hernández metió a su hermano y a su sobrina en el tiempo de Javier Duarte y ratificados por Guadalupe Lozano, Yazmín se destacó por pedir moches a los sindicatos y organizaciones de trabajadores cuando tramitaban sus registros.

Cuitláhuac no ha dicho nada sobre el nepotismo de su gabinetazo priista no comprometido con la cuarta transformación, esta postura es como la de los tradicionales priistas que no ven ni escuchan a los veracruzanos que votaron por el cambio verdadero, fue hasta el día martes 5 de marzo (a toro pasado) diciendo que no hay nepotismo en la STPSP cuando la hija de la Secretaria tiene dos meses cobrando.

Los priistas que están dentro del gabinete no operan ni colaborarán con la cuarta transformación. Para unos (incluidos los morenistas), falsamente dicen que es una suma política, pero a 60 días de gobierno, por los resultados y lo que han demostrado, se ha convertido en una resta dialéctica que lo perfila a salir antes de que termine su periodo de gobierno o en la votación de la próxima elección.

Los veracruzanos estamos hartos de más de lo mismo y de la simulación de un dizque cambio. Urge que AMLO voltee a ver lo que está pasando en Veracruz para que ponga en orden al gobierno estatal, a varios alcaldes y a los morenistas fracturados, que no ofrecen garantía del cambio verdadero que requiere la cuarta transformación.

Con Cuitláhuac no hay política social sino política familiar dinástica, el nepotismo no solo acumula poder, sino que perpetua la antidemocracia. Guadalupe Lozano sigue empeñada en despedir a trabajadores de a pie (no a los priistas ratificados) para meter a más de quince personas que tiene haciendo cola en la secretaria (de los cuales también se presume que hay familiares).

La lógica de AMLO es el combate a la corrupción y lo que se requiere para justificar la 4T es legitimación y sentido a las acciones que ha emprendido. En Veracruz, el gobernador, alcaldes, diputados y morenistas están fuera de esta lógica. Hacen ver a AMLO como un tonto, como un merolico que habla y habla y habla de que en su gobierno NO se permite la  corrupción cuando en los hechos, Cuitláhuac García en el estado de Veracruz instauró al NEPOTISMO como una práctica común y corrupta.

Valora este artículo
(0 votos)