Martes, 19 de octubre de 2021

Fuera de Foco

Rodolfo Mendoza: de prominente a delincuente
Silvia Núñez Hernández

Columna Sin Nombre

Lo que se dice de la protesta de Dos Bocas
Pablo Jair Ortega

Buenos Días Veracruz

La gota que derramo el vaso
David Varona Fuentes

Informe Rojo

“Gutierritos”, el engañabobos, anda en campaña
Mussio Cárdenas Arellano

@suntos de poder

México en manos de delincuencia organizada
Manuel Carvallo Carvallo

Columna Invitada

"Servir o servirse"
Columna Invitada



Columna: Columna Invitada

Pobre Beatriz y las mujeres de este País

Martes, 28 Septiembre 2021
  • Por:  Bernardo Gutiérrez Parra/Desde el Café

Suponiendo y aun concediendo que los insultos infamantes hubieran sido para la señora, qué necesidad había de que su marido los ventilara en público. Al hacerlo se rebajó al nivel del patán que la insultó y se puso al ras de su cobardía.

Hablo por supuesto, del tuit que un sujeto de nombre Aldo Aldrete escribió presuntamente en contra de Beatriz Gutiérrez Müller, esposa de López Obrador y que éste dio a conocer textual en su mañanera del viernes anterior, con lo que exhibió a su mujer y la expuso al escarnio de las redes sociales.

Si digo presuntamente es porque no se sabe si en efecto el tuit va dirigido a la señora y al presidente (aunque todo todo todo hace suponer que sí). Por lo pronto su autor se deslindó lo que no sorprende de un cobarde. Pero al darlo a conocer públicamente, Andrés Manuel le puso ese saco a su esposa y la dejó en la indefensión ante el iracundo embate de las redes.

Guardando la debida proporción, AMLO se quiso victimizar igual que Francisco Labastida en el 2000 cuando Vicente Fox le dijo de todo en su campaña por la presidencia: “Me dijo la vestida, me dijo mariquita, me llamó mandilón…” y el tiro le salió por la culata.

En esta ocasión una caricatura pinta la reacción de la ofendida. En una alcoba matrimonial se ven las siluetas de los dos y ella le dice: “Andrés Manuel, ni se te ocurra volver a defenderme”.

Pero el tabasqueño le dio otro enfoque a su defensa: “Como siempre hemos salido ilesos de la calumnia y tenemos tranquilidad en nuestra conciencia, pues lo podemos poner (el tuit). Cambiar este régimen de corrupción, de injusticias, de privilegios, lleva a todo esto; a los insultos” dijo.

¿De veras tiene la conciencia tranquila? ¿No lo mueven los 91 mil asesinatos ni los 1,800 feminicidios en lo que va de su sexenio? ¿Acaso duerme tranquilo cuando sabe que por su pésimo manejo de la economía su gobierno ha fabricado 4 millones 700 mil pobres y 3 millones 800 mil en pobreza extrema en apenas tres años? Estoy hablando de 8 millones 500 mil mexicanos entre la inopia y la vil inopia de acuerdo con el Coneval. ¿Nada de eso lo perturba?

Los insultos que le recetan a diario en las redes no son de corruptos ni privilegiados solamente, la gran mayoría provienen de gente de a pie, endeudada hasta el copete y sin trabajo, que canaliza en ellos su frustración y coraje.

Hasta ayer por la noche había dos hashtag rivalizando entre sí. Uno a favor de la señora Gutiérrez Müller donde le dicen que no está sola y otro donde le dicen lo mismo, pero agregan el epíteto infamante que no deseo utilizar por respeto a su persona.

En lo personal me quedó con un tuit escrito por Denise Ramos: “No Beatriz, tu no estás sola. Las que están solas son las víctimas de la violencia intrafamiliar que se quedaron sin albergues. Las que están solas son las mujeres con cáncer que se quedaron sin Seguro Popular. Las que están solas son las madres de los niños con cáncer”.

¿Nada de eso conduele a López Obrador? Entonces es un cínico sin conciencia, no un hombre con la conciencia tranquila.

La semana anterior, después de reprobar los hechos de la patrulla fronteriza contra migrantes haitianos y prometer castigo a los culpables, Joe Biden respondió a la pregunta sobre quién era el responsable. “Desde luego que yo, porque soy el presidente” contestó.

Acá de este lado del Bravo hemos visto por tres años a un agitador anquilosado, a un bravucón pendenciero, argüendero y arrogante, que no es responsable de nada; ni de los crímenes, ni de la pobreza, ni del desabasto de medicamentos, ni del desempleo, ni de las muertes por Covid, ni de la violencia contra las mujeres y menores… no es responsable de nada; de nada de nada. Y por lo visto tampoco tiene que ver con lo que le pase a su mujer.

Un hombre, un caballero, defiende a su dama, no la exhibe como lo hizo Andrés Manuel porque eso no es de caballeros… ni de hombres. Pobre Beatriz, pobres las mujeres de este País… y pobre País.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Valora este artículo
(0 votos)