Martes, 28 de septiembre de 2021

Buenos Días Veracruz

La gota que derramo el vaso
David Varona Fuentes

@suntos de poder

México en manos de delincuencia organizada
Manuel Carvallo Carvallo

Columna Invitada

"Servir o servirse"
Columna Invitada

Mussio Cárdenas Arellano

Mussio Cárdenas Arellano

Atrapado en el mundo de las letras y la denuncia social, Mussio Cárdenas Arellano cuenta ya con un extenso kilometraje recorrido en el periodismo. Lejano parece ya aquel 1978 cuando en Coatzacoalcos, su tierra natal, escribió sus primeras notas. Transitó por la entrevista, el reportaje, la crónica, el artículo y la columna política. Fue corresponsal de la revista Proceso, Imevisión, IMER, Contralínea; fundador de las revistas Contacto e Informe Rojo; analista político en radio y televisión, y ganador del Premio México por columna política, en 2009, otorgado por la Federación de Asociaciones de Periodistas de México (FAPERMEX). Su contacto con el periodismo viene de familia. Su padre, Mussio Cárdenas Cruz, y sus tíos Emilio, Francisco y Paulino, constituyen una dinastía de periodistas veracruzanos de reconocido prestigio. Actualmente escribe la columna Informe Rojo, que se publica en portales en internet y medios escritos con amplia aceptación entre la opinión pública.

mussioc2@gmail.com

 

Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Gersaín: la conexión zeta

Lunes, 17 Mayo 2021 14:40

Día cruento aquel en que Gersaín Hidalgo amagaba con “incendiar el palacio municipal”, y otro en que cerró los accesos a Coatzacoalcos, y arengaba contra Víctor Carranza, el títere, el nefasto, el abusivo alcalde, el Comediante Supremo, sin advertir que al final de la gesta le armarían una conexión zeta y le habrían de arrimar un crimen.

Días cruentos, feroces, en que lideraba marchas y protestas en las calles, increpando a Carranza y a la banda de Morena por burlar la ley, por recortar personal, por violentar la relación laboral, escamoteando el dinero, el quinquenio, las jornadas y los turnos. Y el líder vestía de luces y salía a torear, a cortar oreja, a darle la vuelta al redondel. No imaginó que a la postre el Z45 lo enredaría en un homicidio.

Menudo, diminuto, regordete, trenza la voz de chiste con la mirada viva, la estampa del líder de medio pelo con playera fina y chamarra Scapinno —no hay nuevo rico que no se sienta de oro—,  alzando la voz por su gremio, exigiendo, precisando, aclarando que las plazas sindicales son intocables y los derechos y el salario y el trabajo, sagrados.

Pero un día se agazapó, bajó la guardia, cesaron las marchas, dominó el silencio y el líder se opacó. Fue presa del alcalde, reclamaron los suspicaces. Y olvidó a los despedidos, a las víctimas del recorte laboral. Hubo una amenaza mayor, intentó justificar. Y Gersaín calló.

Tiempo después lo activó el poder, mancornado con el candidato de la mezcla PRI-PAN-PRD a la alcaldía de Coatzacoalcos, e eterno líder de la CTM, obrero que nunca dio golpe en la industria, Carlos Vasconcelos Guevara, de apelativo ruin “La Amenaza”, bajo el encargo de repartir despensas y la promesa de ser regidor primero municipal.

Y entonces el aparato de poder se le fue encima.

Alberto “N”, presunto líder zeta afincado en Coatzacoalcos, lo implica en un crimen. Generador de violencia, jefe de plaza en el sur de Veracruz, según la versión oficial de la Fiscalía estatal, Z45 o Chuky o Choker o El Fantasma, cae en un operativo y no tarda en hablar. O lo hacen hablar. O le arriman la declaración que sitúa a Gersaín Hidalgo a las puertas de una prisión.

Refiere la ficha informativa de la aprehensión que entre Z45 y el líder del Sindicato Único e Empleados Municipales había un entendido. Uno cobraba piso y el otro lo pagaba. Y hubo el encargo de ultimar a Arturo Sánchez Pérez, alias Chocomilk, secretario de Vigilancia y potencial aspirante a la secretaría general del SUEM.

Textual, la ficha informativa, circulada en redes sociales y medios de comunicación, divulgada entre otros por el periodista Rafael León, dice:

“FICHA INFORMATIVA PARA FISCAL. 10/05/2021. Alberto N. ‘El Chuky’ o ‘Z45’, Jefe de plaza de los ‘Zetas’ en Coatzacoalcos, en sus primeras declaraciones con investigadores federales y estatales, confesó que él, junto con un par de sus hombres de confianza, fueron quienes asesinaron a Arturo Sánchez Pérez, ‘El Chocomil’ en el año del 2018, miembro del SUEM en el puerto de Coatzacoalcos. El crimen lo cometió por órdenes de Gersaín Hidalgo Cruz, líder del SUEM en la ciudad de Coatzacoalcos. Alberto N cita que Gersaín le hizo un pago de 50 mil pesos para llevar acabo la ejecución. El ‘Chuky’, confiesa que el dirigente del SUEM, pagaba una cuota mensual de 50 mil pesos a su organización, para que le brindará protección e intimidara  a sus rivales en el sindicato. El ‘Z45’ asegura en sus declaraciones que el pago de cuotas se hacían a travez (sic) de Francisco (Díaz), regidor en el Ayuntamiento. El ‘Z45’, también confiesa que en reunión con Gersaín y Francisco, se acordó quemarle las casas a sus rivales que buscan la Secretaría General y secuestrar a sus familiares. El ‘Chuky’ reveló que fue su gente quién asesino a 4 personas en un bar de Allende (congregación de Coatzacoalcos)”.

Ignacio Carvajal, director de La Red y corresponsal de Blog Expediente, fue el primero en advertir que Alberto “N” o Z45 reveló un nexo con Gersaín Hidalgo y el impacto que tendrá en la campaña del candidato del PRI-PAN-PRD, Carlos Vasconcelos.

El 9 de mayo señaló:

“¿Y cuál será la reacción de Carlos Vasconcelos, candidato a la alcaldía de Coatzacoalcos, por el PAN-PRI-PRD, ahora que su aspirante a regidor primero, Gersaín Cruz Hidalgo, ha salido a relucir tras las primeras investigaciones tras la captura de Alberto N, «El Chuky» o «El Fantasma»? 

Información que ya está en manos de los altos mandos de la 4T jarocha.

“¿El líder de la CTM le dará espaldarazo al de por si impresentable líder del SUEM de Coatzacoalcos o le darán una salida diplomática para evitar el mismo destino que Nico Ruiz (candidato del PRI-PAN-PRD a la alcaldía de Minatitlán) y que Goyo Gómez (candidato perredista a la presidencia municipal de Tihuatlán) o acaso perder la mano gangrenada con tal de salvar el cuerpo.

“Hasta ahora, no se ha dicho más cual es la relación entre el presunto capo y el líder del sindicato de empleados municipales, pero de que el ex regidor está en la mira del gobierno, lo está”.

El 12 de mayo fue más directo:

“De buena fuente se sabe que Gersaín Hidalgo  Cruz alista maletas para escapar de Coatzacoalcos ante posible orden de búsqueda y captura.

“Se cimbra proyecto del candidato Carlos Vasconcelos”.

Ese día, el gobernador Cuitláhuac García resaltó la captura de Alberto “N” y su vinculación a proceso. Y profirió una sentencia:

“Esa detención arroja otros objetivos sobre los cuales estaremos trabajando en los próximos días”.

La noche del 11 de mayo, este reportero envió un mensaje a Gersaín Hidalgo solicitando su posicionamiento. No hubo respuesta. Acudió a uno de sus ayudantes más cercanos, insistiendo en una respuesta. Siguió el silencio. 

Al “Chocomilk” —Arturo Sánchez Pérez— lo ultimó un sicario el 14 de octubre de 2018. Beisbolista de corazón, había participado en un encuentro en el estadio Rafael Hernández Ochoa. Salió del campo. Se sentó en una silla de plástico y hablaba por teléfono cuando un sujeto, cuyos cómplices permanecieron en un automóvil, se acercó y le disparó a corta distancia. Murió en el instante.

Una semana después, el 21 de octubre, la Fiscalía de Veracruz aprehendió a Sergio de Jesús M.B., a quien le imputó la autoría material. Los cómplices eran José Juventino S. H. y Alberto H.M, a quienes les hallaron armas y el vehículo en el que huyeron. A éstos no se les abrió proceso penal.

Nada dice la fiscal espuria, Verónica Hernández Giadáns, sobre si Sergio de Jesús MB era miembro de los zetas en Coatzacoalcos y Alberto “N” su jefe de plaza.

Ejecutado sin miramiento, Arturo Sánchez Pérez sacudió al SUEM. Pretendía ser secretario general. No faltaron voces en las redes sociales que le imputaron responsabilidad a Gersaín Hidalgo.

Trabajador de mediano nivel, Gersaín Hidalgo Cruz fue pieza clave de la familia Chagra Nacif en los tiempos de Fidel Herrera viajando en el mayor de los sigilos a Xalapa, a recoger de manos del mandatario costosos y finos presentes y entregarlos a una famosa integrante del Clan Chagra.

Así creció en el SUEM. De ser un empleado de quinto nivel, ascendió a secretario de Trabajo y en un descuido depuso al secretario general, Jorge López Ríos, con quien mantiene una férrea disputa por su negativa a que se le reinstale en el ayuntamiento de Coatzacoalcos y reasuma el poder.

Tránsfuga de partidos, fue siervo del PRI por los Chagra, regidor por Nueva Alianza y hoy aspira a ser regidor primero bajo las siglas del PRI.

Generar votos no es lo suyo. Alcanzó a ser regidor gracias a una treta, atropellando el derecho de Conrado Navarrete, entonces alfil del diputado del Partido Encuentro Solidario, Gonzalo Guízar.

Avasallado por el gobierno de Cuitláhuac García, la revelación de Z45 lo ubica como autor intelectual del homicidio de Arturo Sánchez Pérez, alias Chocomilk.

No es, en sí, un tema de justicia. Morena impacta con el señalamiento. Sábese que se gestiona una orden de aprehensión. El fin es desnudar al PRI-PAN-PRD en lo moral. El candidato a regidor primero con un crimen en el clóset. Y a ver cuántos votos pierde Vasconcelos.

Sólo bastó armarle a Gersaín la conexión zeta y arrimarle el homicidio del Chocomilk.

 

Archivo muerto 

Puede venir Andrés Manuel a diario, maquillar la intención electoral con el cuento de la reactivación de la refinería, hablar de eficiencia y capacidad en el gremio petrolero. Puede fingir lo que guste pero el punto es otro: Minatitlán es el foco rojo de Morena en el sur de Veracruz. Viene López Obrador a un escenario de desastre político, de saqueo a las arcas, de nepotismo, de desgobierno del morenista Nicolás Reyes Álvarez, del amasiato político con el cacique petrolero Jorge Wade, rémora de Carlos Romero Deschamps, del poder tras el trono que ejerce Saúl Wade León, hoy regidor, antes tesorero y virtual alcalde en los tiempos en que mandaba y disponía teniendo como títere a modo al expresidente municipal, Héctor Cheng Barragán. Un caos político, provocado por el gobierno sin rumbo; por la candidatura a la alcaldía de la diputada trapecista, Carmen Medel Palma, plagiaria de iniciativas de ley que sus mismos compañeros diputados de Morena habrían de denunciar; por la bomba de tiempo que sembró, programó y activó el diputado federal Sergio Gutiérrez Luna, rebuscado operador de medio pelo de Mario del Delgado y Marcelo Ebrard, hoy implicados en el fraudazo criminal de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, cuyo accidente arrojó 26 muertos; por las traiciones cupulares a la base morenista, que toma las calles, protesta, acusa imposiciones, violación a los estatutos de Morena; por el encarcelamiento del candidato de la alianza PRI-PAN-PRD a la alcaldía de Minatitlán, Nicolás Ruiz Rosete.

Y el Dios Peje llega a intentar levantar votos, mejorar la percepción, alucinando que su desvencijado gobierno tiene algo que aportar. Minatitlán es foco rojo. Huele a derrota para Morena; para Manuel Huerta, el delegado de Bienestar sobre el que pesa una denuncia por violación que la Fiscalía General de Veracruz mantiene congelada agraviando el derecho de la víctima; para el diputado Sergio Gutiérrez Luna, que sólo vino, agitó, aceleró, confrontó, generó un estado de disputa y crispación y terminó provocando la reacción de repulsa entre la base morenista; para Carmen Medel, inservible como diputada federal, tramposa y maniquea, oportunista y de patéticos alcances, impuesta a contrapelo de la militancia que ilusamente imaginó que en el partido de Andrés Manuel se respetaría la democracia interna. López Obrador no vino a presumir la reactivación de la refinería Lázaro Cárdenas de Minatitlán sino a intentar levantarle a Morena la intención de voto. Sabe que el foco rojo está encendido y pretende mitigar el daño…

Arranca Morena entre golpes y reclamos, jalones y estirones, mentadas y tensión. Arranca campaña Morena en Coatzacoalcos y el hermano de la diputada Tania Cruz, Jonathan Cruz Santos, protagoniza una gresca fugaz con el coordinador de campaña de Amado Cruz Malpica, candidato a la alcaldía, Ricardo Ordóñez. Y el tema se viraliza en las redes. Los videos exhiben y describen. Si Tania Cruz sabe lo que trae su hermano, sujeto a proceso penal por abuso sexual, firmando en el libro de reos del penal Duport Ostión, ¿por qué no lo guarda en casa hasta el 7 junio cuando la pólvora ya no tenga efecto letal? Retrato crudo de Morena y la rijosidad, la tirantez, la naturaleza estridente del partido de López Obrador… Por Dios que en Morena alguien quiere a Tania Cruz hecha añicos. Ha de ser alguien con poder. Es quien pacta y acuerda y que dio el sí al Partido Verde para robarle los votos a la actual diputada federal en su intento de reelección. ¿Acaso la secretaria de Energía, Rocío Nahle, que es una nulidad en lo electoral y en todo lo demás? Claudio Trujillo, un moreno disfrazado de verde, irrumpe en el escenario, busca llegar al Palacio Legislativo de San Lázaro y si no lo logra, cuando menos le resta intención de voto a Tania Cruz. Su caso es sui géneris. Claudio Trujillo se había registrado como precandidato a diputado local al interior de Morena.

Le disputaba la candidatura a Eusebia Cortés, Jesús Hernández Tea y Armando Rotter Maldonado. Pero cuando Isaac Férez Esparza renuncia a la candidatura del PVEM a diputado federal por el escándalo armado por el colectivo Brujas del Mar, Trujillo da el golpe de timón, se olvida de Morena y es postulado por el Verde, la nueva cueva de los entenados de Marcelo Montiel y de Javier Herrera Borunda, hijo del ex gobernador Fidel Herrera Beltrán, de triste memoria para los veracruzanos. Es impensable que Claudio Trujillo gane la elección. Lo suyo será arrebatarle votos a Tania Cruz y nada más. Pero el punto es: ¿quién en el alto mando de Morena está entregando la plaza al PRI-PAN-PRD y a cambio de qué?…

Sigue la desbandada en Todos Por Veracruz, atizada por las ocurrencias y zarandajas de Liliana Orantes Abadía, candidata a la presidencia municipal. Se fue Marlene Figueroa, cuya candidatura a la regiduría primera ahora ocupa la hija de Liliana, Lesly Bautista Orantes, o sea negocio redondo. Se fue Alfredo Nacif, al que Orantes endulzó e hizo creer que sería candidato a regidor segundo y del berrinche terminó hospitalizado. Se fue Fernando Tulley, el que le daba con todo a Morena y ahora resulta que su patriarca político, Renato Tronco Gómez, ex alcalde de Las Choapas, se abre de la contienda choapense y le quema incienso a Morena. Un caos de partido, consecuencia de que quien lo encabeza anda urgida de una brújula. Un remedo de partido en el que se dicen, se acusan, se tiran y se agravian; protagonizan hechos violentos, reclamos, arbitrariedad y hasta destituciones por parte de Liliana Orantes, como consta en más de una decena de audios…

Gersaín: la conexión zeta

Jueves, 13 Mayo 2021 16:21

 

Día cruento aquel en que Gersaín Hidalgo amagaba con “incendiar el palacio municipal”, y otro en que cerró los accesos a Coatzacoalcos, y arengaba contra Víctor Carranza, el títere, el nefasto, el abusivo alcalde, el Comediante Supremo, sin advertir que al final de la gesta le armarían una conexión zeta y le habrían de arrimar un crimen.

Días cruentos, feroces, en que lideraba marchas y protestas en las calles, increpando a Carranza y a la banda de Morena por burlar la ley, por recortar personal, por violentar la relación laboral, escamoteando el dinero, el quinquenio, las jornadas y los turnos. Y el líder vestía de luces y salía a torear, a cortar oreja, a darle la vuelta al redondel. No imaginó que a la postre el Z45 lo enredaría en un homicidio.

Menudo, diminuto, regordete, trenza la voz de chiste con la mirada viva, la estampa del líder de medio pelo con playera fina y chamarra Scapinno —no hay nuevo rico que no se sienta de oro—, alzando la voz por su gremio, exigiendo, precisando, aclarando que las plazas sindicales son intocables y los derechos y el salario y el trabajo, sagrados.

Pero un día se agazapó, bajó la guardia, cesaron las marchas, dominó el silencio y el líder se opacó. Fue presa del alcalde, reclamaron los suspicaces. Y olvidó a los despedidos, a las víctimas del recorte laboral. Hubo una amenaza mayor, intentó justificar. Y Gersaín calló.

Tiempo después lo activó el poder, mancornado con el candidato de la mezcla PRI-PAN-PRD a la alcaldía de Coatzacoalcos, e eterno líder de la CTM, obrero que nunca dio golpe en la industria, Carlos Vasconcelos Guevara, de apelativo ruin “La Amenaza”, bajo el encargo de repartir despensas y la promesa de ser regidor primero municipal.

Y entonces el aparato de poder se le fue encima.

Alberto “N”, presunto líder zeta afincado en Coatzacoalcos, lo implica en un crimen. Generador de violencia, jefe de plaza en el sur de Veracruz, según la versión oficial de la Fiscalía estatal, Z45 o Chuky o Choker o El Fantasma, cae en un operativo y no tarda en hablar. O lo hacen hablar. O le arriman la declaración que sitúa a Gersaín Hidalgo a las puertas de una prisión.

Refiere la ficha informativa de la aprehensión que entre Z45 y el líder del Sindicato Único e Empleados Municipales había un entendido. Uno cobraba piso y el otro lo pagaba. Y hubo el encargo de ultimar a Arturo Sánchez Pérez, alias Chocomilk, secretario de Vigilancia y potencial aspirante a la secretaría general del SUEM.

Textual, la ficha informativa, circulada en redes sociales y medios de comunicación, divulgada entre otros por el periodista Rafael León, dice:

“FICHA INFORMATIVA PARA FISCAL. 10/05/2021. Alberto N. ‘El Chuky’ o ‘Z45’, Jefe de plaza de los ‘Zetas’ en Coatzacoalcos, en sus primeras declaraciones con investigadores federales y estatales, confesó que él, junto con un par de sus hombres de confianza, fueron quienes asesinaron a Arturo Sánchez Pérez, ‘El Chocomil’ en el año del 2018, miembro del SUEM en el puerto de Coatzacoalcos. El crimen lo cometió por órdenes de Gersaín Hidalgo Cruz, líder del SUEM en la ciudad de Coatzacoalcos. Alberto N cita que Gersaín le hizo un pago de 50 mil pesos para llevar acabo la ejecución. El ‘Chuky’, confiesa que el dirigente del SUEM, pagaba una cuota mensual de 50 mil pesos a su organización, para que le brindará protección e intimidara a sus rivales en el sindicato. El ‘Z45’ asegura en sus declaraciones que el pago de cuotas se hacían a travez (sic) de Francisco (Díaz), regidor en el Ayuntamiento. El ‘Z45’, también confiesa que en reunión con Gersaín y Francisco, se acordó quemarle las casas a sus rivales que buscan la Secretaría General y secuestrar a sus familiares. El ‘Chuky’ reveló que fue su gente quién asesino a 4 personas en un bar de Allende (congregación de Coatzacoalcos)”.

Ignacio Carvajal, director de La Red y corresponsal de Blog Expediente, fue el primero en advertir que Alberto “N” o Z45 reveló un nexo con Gersaín Hidalgo y el impacto que tendrá en la campaña del candidato del PRI-PAN-PRD, Carlos Vasconcelos.

El 9 de mayo señaló:

“¿Y cuál será la reacción de Carlos Vasconcelos, candidato a la alcaldía de Coatzacoalcos, por el PAN-PRI-PRD, ahora que su aspirante a regidor primero, Gersaín Cruz Hidalgo, ha salido a relucir tras las primeras investigaciones tras la captura de Alberto N, «El Chuky» o «El Fantasma»? 

Información que ya está en manos de los altos mandos de la 4T jarocha.

“¿El líder de la CTM le dará espaldarazo al de por si impresentable líder del SUEM de Coatzacoalcos o le darán una salida diplomática para evitar el mismo destino que Nico Ruiz (candidato del PRI-PAN-PRD a la alcaldía de Minatitlán) y que Goyo Gómez (candidato perredista a la presidencia municipal de Tihuatlán) o acaso perder la mano gangrenada con tal de salvar el cuerpo.

“Hasta ahora, no se ha dicho más cual es la relación entre el presunto capo y el líder del sindicato de empleados municipales, pero de que el ex regidor está en la mira del gobierno, lo está”.

El 12 de mayo fue más directo:

“De buena fuente se sabe que Gersaín Hidalgo Cruz alista maletas para escapar de Coatzacoalcos ante posible orden de búsqueda y captura.

“Se cimbra proyecto del candidato Carlos Vasconcelos”.

Ese día, el gobernador Cuitláhuac García resaltó la captura de Alberto “N” y su vinculación a proceso. Y profirió una sentencia:

“Esa detención arroja otros objetivos sobre los cuales estaremos trabajando en los próximos días”.

La noche del 11 de mayo, este reportero envió un mensaje a Gersaín Hidalgo solicitando su posicionamiento. No hubo respuesta. Acudió a uno de sus ayudantes más cercanos, insistiendo en una respuesta. Siguió el silencio. 

Al “Chocomilk” —Arturo Sánchez Pérez— lo ultimó un sicario el 14 de octubre de 2018. Beisbolista de corazón, había participado en un encuentro en el estadio Rafael Hernández Ochoa. Salió del campo. Se sentó en una silla de plástico y hablaba por teléfono cuando un sujeto, cuyos cómplices permanecieron en un automóvil, se acercó y le disparó a corta distancia. Murió en el instante.

Una semana después, el 21 de octubre, la Fiscalía de Veracruz aprehendió a Sergio de Jesús M.B., a quien le imputó la autoría material. Los cómplices eran José Juventino S. H. y Alberto H.M, a quienes les hallaron armas y el vehículo en el que huyeron. A éstos no se les abrió proceso penal.

Nada dice la fiscal espuria, Verónica Hernández Giadáns, sobre si Sergio de Jesús MB era miembro de los zetas en Coatzacoalcos y Alberto “N” su jefe de plaza.

Ejecutado sin miramiento, Arturo Sánchez Pérez sacudió al SUEM. Pretendía ser secretario general. No faltaron voces en las redes sociales que le imputaron responsabilidad a Gersaín Hidalgo.

Trabajador de mediano nivel, Gersaín Hidalgo Cruz fue pieza clave de la familia Chagra Nacif en los tiempos de Fidel Herrera viajando en el mayor de los sigilos a Xalapa, a recoger de manos del mandatario costosos y finos presentes y entregarlos a una famosa integrante del Clan Chagra.

Así creció en el SUEM. De ser un empleado de quinto nivel, ascendió a secretario de Trabajo y en un descuido depuso al secretario general, Jorge López Ríos, con quien mantiene una férrea disputa por su negativa a que se le reinstale en el ayuntamiento de Coatzacoalcos y reasuma el poder.

Tránsfuga de partidos, fue siervo del PRI por los Chagra, regidor por Nueva Alianza y hoy aspira a ser regidor primero bajo las siglas del PRI.

Generar votos no es lo suyo. Alcanzó a ser regidor gracias a una treta, atropellando el derecho de Conrado Navarrete, entonces alfil del diputado del Partido Encuentro Solidario, Gonzalo Guízar.

Avasallado por el gobierno de Cuitláhuac García, la revelación de Z45 lo ubica como autor intelectual del homicidio de Arturo Sánchez Pérez, alias Chocomilk.

 

No es, en sí, un tema de justicia. Morena impacta con el señalamiento. Sábese que se gestiona una orden de aprehensión. El fin es desnudar al PRI-PAN-PRD en lo moral. El candidato a regidor primero con un crimen en el clóset. Y a ver cuántos votos pierde Vasconcelos.

 

Sólo bastó armarle a Gersaín la conexión zeta y arrimarle el homicidio del Chocomilk.

Archivo muerto

Puede venir Andrés Manuel a diario, maquillar la intención electoral con el cuento de la reactivación de la refinería, hablar de eficiencia y capacidad en el gremio petrolero. Puede fingir lo que guste pero el punto es otro: Minatitlán es el foco rojo de Morena en el sur de Veracruz. Viene López Obrador a un escenario de desastre político, de saqueo a las arcas, de nepotismo, de desgobierno del morenista Nicolás Reyes Álvarez, del amasiato político con el cacique petrolero Jorge Wade, rémora de Carlos Romero Deschamps, del poder tras el trono que ejerce Saúl Wade León, hoy regidor, antes tesorero y virtual alcalde en los tiempos en que mandaba y disponía teniendo como títere a modo al expresidente municipal, Héctor Cheng Barragán. Un caos político, provocado por el gobierno sin rumbo; por la candidatura a la alcaldía de la diputada trapecista, Carmen Medel Palma, plagiaria de iniciativas de ley que sus mismos compañeros diputados de Morena habrían de denunciar; por la bomba de tiempo que sembró, programó y activó el diputado federal Sergio Gutiérrez Luna, rebuscado operador de medio pelo de Mario del Delgado y Marcelo Ebrard, hoy implicados en el fraudazo criminal de la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, cuyo accidente arrojó 26 muertos; por las traiciones cupulares a la base morenista, que toma las calles, protesta, acusa imposiciones, violación a los estatutos de Morena; por el encarcelamiento del candidato de la alianza PRI-PAN-PRD a la alcaldía de Minatitlán, Nicolás Ruiz Rosete. Y el Dios Peje llega a intentar levantar votos, mejorar la percepción, alucinando que su desvencijado gobierno tiene algo que aportar. Minatitlán es foco rojo. Huele a derrota para Morena; para Manuel Huerta, el delegado de Bienestar sobre el que pesa una denuncia por violación que la Fiscalía General de Veracruz mantiene congelada agraviando el derecho de la víctima; para el diputado Sergio Gutiérrez Luna, que sólo vino, agitó, aceleró, confrontó, generó un estado de disputa y crispación y terminó provocando la reacción de repulsa entre la base morenista; para Carmen Medel, inservible como diputada federal, tramposa y maniquea, oportunista y de patéticos alcances, impuesta a contrapelo de la militancia que ilusamente imaginó que en el partido de Andrés Manuel se respetaría la democracia interna. López Obrador no vino a presumir la reactivación de la refinería Lázaro Cárdenas de Minatitlán sino a intentar levantarle a Morena la intención de voto. Sabe que el foco rojo está encendido y pretende mitigar el daño… Arranca Morena entre golpes y reclamos, jalones y estirones, mentadas y tensión. Arranca campaña Morena en Coatzacoalcos y el hermano de la diputada Tania Cruz, Jonathan Cruz Santos, protagoniza una gresca fugaz con el coordinador de campaña de Amado Cruz Malpica, candidato a la alcaldía, Ricardo Ordóñez. Y el tema se viraliza en las redes. Los videos exhiben y describen. Si Tania Cruz sabe lo que trae su hermano, sujeto a proceso penal por abuso sexual, firmando en el libro de reos del penal Duport Ostión, ¿por qué no lo guarda en casa hasta el 7 junio cuando la pólvora ya no tenga efecto letal? Retrato crudo de Morena y la rijosidad, la tirantez, la naturaleza estridente del partido de López Obrador… Por Dios que en Morena alguien quiere a Tania Cruz hecha añicos. Ha de ser alguien con poder. Es quien pacta y acuerda y que dio el sí al Partido Verde para robarle los votos a la actual diputada federal en su intento de reelección. ¿Acaso la secretaria de Energía, Rocío Nahle, que es una nulidad en lo electoral y en todo lo demás? Claudio Trujillo, un moreno disfrazado de verde, irrumpe en el escenario, busca llegar al Palacio Legislativo de San Lázaro y si no lo logra, cuando menos le resta intención de voto a Tania Cruz. Su caso es sui géneris. Claudio Trujillo se había registrado como precandidato a diputado local al interior de Morena. Le disputaba la candidatura a Eusebia Cortés, Jesús Hernández Tea y Armando Rotter Maldonado. Pero cuando Isaac Férez Esparza renuncia a la candidatura del PVEM a diputado federal por el escándalo armado por el colectivo Brujas del Mar, Trujillo da el golpe de timón, se olvida de Morena y es postulado por el Verde, la nueva cueva de los entenados de Marcelo Montiel y de Javier Herrera Borunda, hijo del ex gobernador Fidel Herrera Beltrán, de triste memoria para los veracruzanos. Es impensable que Claudio Trujillo gane la elección. Lo suyo será arrebatarle votos a Tania Cruz y nada más. Pero el punto es: ¿quién en el alto mando de Morena está entregando la plaza al PRI-PAN-PRD y a cambio de qué?… Sigue la desbandada en Todos Por Veracruz, atizada por las ocurrencias y zarandajas de Liliana Orantes Abadía, candidata a la presidencia municipal. Se fue Marlene Figueroa, cuya candidatura a la regiduría primera ahora ocupa la hija de Liliana, Lesly Bautista Orantes, o sea negocio redondo. Se fue Alfredo Nacif, al que Orantes endulzó e hizo creer que sería candidato a regidor segundo y del berrinche terminó hospitalizado. Se fue Fernando Tulley, el que le daba con todo a Morena y ahora resulta que su patriarca político, Renato Tronco Gómez, ex alcalde de Las Choapas, se abre de la contienda choapense y le quema incienso a Morena. Un caos de partido, consecuencia de que quien lo encabeza anda urgida de una brújula. Un remedo de partido en el que se dicen, se acusan, se tiran y se agravian; protagonizan hechos violentos, reclamos, arbitrariedad y hasta destituciones por parte de Liliana Orantes, como consta en más de una decena de audios…

 

Nicolás Ruiz: campaña desde prisión

Viernes, 30 Abril 2021 15:49

Tras las rejas, Nicolás Ruiz ha de recordar que el poder mata. Y asedia y amaga y amenaza. Y a los que disienten los pone en prisión.

A la sombra, Nico Ruiz ha de correr la película en que su tragedia es tema central: las voces que no escuchó, los cuerpos desmembrados dejados en la batea de la camioneta que impactó su restaurant, el ultimátum de los malos, la inquina política, la furia del gobernador y la aprehensión.

Aguarda en Pacho Viejo, el penal por el que ha pasado medio gobierno de Veracruz, definir su futuro, ya vinculado a proceso, en prisión preventiva por seis meses, acusado de privación de la libertad y amenazas.

Y ahí verá —sentirá— que aspirar a la alcaldía de Minatitlán, arrinconando al partido oficial, Morena, exhibiendo al gobernador Cuitláhuac García, se paga con la libertad.

Su confinamiento en una cárcel no es tema legal, es político. Se finca en una denuncia anónima tras un enfrentamiento entre dos agrupaciones de transportistas, el 5 abril, por el derecho a realizar una obra en Minatitlán. Los que procedían de Acayucan fueron cercados y conminados a ceder la mitad de lo contratado como suele acordarse para protección de la fuerza de trabajo local.

A ese conflicto acudió Nicolás Ruiz Rosete y de ahí derivó la denuncia que lo hoy lo tiene en prisión. La armaron en tiempo récord, le dieron cauce legal y tramitaron la orden de aprehensión. Justicia de primer mundo en un abrir y cerrar de ojos.

Sábese por una columna de la periodista Florencia Nelson, crítica de Nicolás Ruiz, y el comentario de Lulú Lezama, una lectora, que la compañía procedente de Acayucan tendría como propietario al secretario de Gobierno de Veracruz, Eric Patrocinio Cisneros Burgos:

“El peor error dé (fue) meterse con la compañía del segundo del mando en el estado de Veracruz. Se puso de pechito”. Y no dijo más.

O sea, una vendetta política con tufo a tráfico de influencias que tiene al puntero en la lucha por la alcaldía de Minatitlán, enemigo jurado de Morena, en prisión.

Nadie en el reino de los corifeos de Morena salió a aclarar, puntualizar o desmentir. Y la versión corrió.

Por Nicolás se armó una marcha en las calles de Minatitlán, exhibiendo el uso arbitrario de la ley, los rasgos despóticos de Cuitláhuac García Jiménez, el desplome de Morena, el recurso de ir por los enemigos si no los puedo vencer.

Y en un mensaje a distancia, transmitido por el candidato de la alianza PRI-PAN-PRD a la diputación federal, Fredy Ayala, Nicolás volvió a insistir que así fuera desde prisión la campaña por la alcaldía sigue.

Hoy está vinculado a proceso, tras la audiencia del jueves 29. Lo someten a seis meses de cárcel para establecer si es procesado o no.

Le queda recurrir la resolución, desvirtuar la imputación y acudir a la justicia federal, vía juicio de amparo, para recuperar su libertad.

El tema no es legal, es político. La tiranía plagada de torpeza de Cuitláhuac García Jiménez usa la ley como ariete para golpear. Amedrenta con el aparato policíaco, la denuncia inventada, la denuncia reactivada, la imputación demencial. Y cuando nada funciona, ultrajes a la autoridad.

Cuitláhuac es pestilente. De noche habita en Casa Veracruz, la mansión oficial; de día en los drenajes del poder. De ahí el tufo a mala yerba, a carroña, a descomposición, a muerte.

No se sabe si a Nicolás Ruiz Rosete lo amenazaba el crimen organizado o la pandilla del gobernador. Si fueron mensajes políticos con la fachada de la delincuencia. Si los cuerpos desmembrados abandonados en la batea de la camioneta que impactó el ventanal del restaurant La Estación, el 2 de febrero, fue obra de malosos o del gobierno maloso de Veracruz.

Supo de amagos directos: dejar la candidatura de la alianza PRI-PAN-PRD —a Ruiz Rosete lo propuso el PAN— o le serían reactivadas denuncias archivadas que no tuvieron sustento legal. Optó por no ceder.

Al filo de las 3 de la tarde, el viernes 23, policías ministeriales lo intervinieron en su restaurant La Estación y lo trasladaron a Xalapa, recluyéndolo en el penal de Pacho Viejo, en Coatepec, donde se mezclan delincuentes pesados y políticos de alto nivel.

Su captura impacta el proyecto de oposición. Su candidato en la cárcel. Sus seguidores en las calles. Y Morena en la órbita de la familia Wade, controladora de la Sección 10 del sindicato petrolero, la facción priista con que se entiende desde elecciones anteriores el partido de López Obrador.

Morena, Cuitláhuac, Cisneros, Manuel Huerta se entienden con la peor runfla del PRI. Se ayudan, se mimetizan. Son uno en la batalla por la alcaldía y en las diputaciones federal y local. 

Ha sido esa la historia de un amasiato político. Lo peor del PRI en Minatitlán con el partido de la esperanza. El cacicazgo putrefacto con los salvadores de la nación. 

Así llegó a la presidencia municipal Nicolás Reyes Álvarez y la diputada local Jessica Ramírez y la diputada federal Carmen Medel Palma, que hoy contiende por la alcaldía con su historial de trapecismo político y sus iniciativas plagiadas, clonadas, mal copiadas que introdujo en la Cámara de Diputados y que hasta los legisladores de Morena repudiaron.

Así fue diputada local Judith González Sheridan —July Sheridan— en 2016, vestida de Morena, enemiga del yunismo, confrontada luego con la fracción morenista, acoderada con los diputados de Miguel Ángel Yunes Linares, insertada en la sucesión por el gobierno de Veracruz con una campaña bajo las siglas del Partido Nueva Alianza que fue fantasmal, y al final denostando públicamente a Nicolás Ruiz en la contienda interna para terminar siendo su cuasi compañera de fórmula como candidata a diputada local, a propuesta, no del PAN sino del PRI.

Morena está devastado. Cuitláhuac lo sabe. Su gobierno es deplorable. Morena en el poder roba y atropella, violenta las licitaciones públicas, otorga toda la obra por adjudicación directa, fomenta la corrupción. Auspicia el nepotismo. El gobernador miente. Su corte miente. 

Los ayuntamientos morenistas operan igual o peor. Sus alcaldes en Xalapa, Coatzacoalcos, Minatitlán, Poza Rica, Agua Dulce, son corruptos, arbitrarios, incapaces e ineptos. Provocan la repulsa popular.

De ahí la persecución política, el asedio a los adversarios, el uso desmedido y demencial de la ley. Sin opositores, se puede ganar la elección. Así es el proceso mental del gobernador.

Cuitláhuac García encarceló, vía la fiscal espuria, Verónica Hernández Giadáns, al líder máximo del Partido de la Revolución Democrática, Rogelio Franco Castán, por ultrajes a la autoridad y el juez le dio ocho meses en prisión preventiva. Es candidato a diputado plurinominal.

Cuitláhuac ordenó levantar al candidato perredista a la alcaldía de Tihuatlán, Gregorio Gómez. Al difundirse imágenes de video que registraron la captura, se oficializó la detención. Le imputación delitos de posesión de auto robado.

Cuitláhuac, vía la Fiscalía, armó un caso contra Nicolás Ruiz Rosete por un conflicto entre compañías constructoras y mantiene en prisión. Desde ahí hará campaña, como preso político del gobernador.

La persecución política sigue.

Archivo muerto 

Ambición patológica, la de Héctor Yunes. Si no es él, nadie. Transita de una diputación local a una senaduría, luego a una diputación federal plurinominal y ahora va por la local pluri. Su inclusión en la lista del PRI, en la posición tres, sacude al partido, detona protesta, provoca la toma de la sede estatal tricolor y una crisis brutal.

Insaciable, Héctor Yunes se adueñó de la fracción parlamentaria del PRI en la actual Legislatura estatal con incondicionales a modo: Erika Ayala, su comadre, suplente en la Senaduría; Jorge Moreno Salinas, compadre político; el extinto Juan Carlos Molina, ex líder del sector campesino del PRI en Veracruz, ultimado tras revelar la impunidad con la que se realiza el contrabando de ganado desde Centroamérica, pasando por Veracruz con el visto bueno y el disimulo de la clase política, y Andrea Yunes Yunes, su hija, que llegó por el Partido Verde, se allegó a la minifracción priista y con su voto valida cuanta arbitrariedad se le ocurre al gobernador de Morena, Cuitláhuac García.

Su obsesión por el poder lo lleva a ocupar, por enésima ocasión, la diputación local pluri, y habrá de pujar para amarrar de nuevo la coordinación del grupo parlamentario en detrimento del líder estatal del PRI estatal, Marlon Ramírez Marín. No lo atajaron a tiempo; luego lo van a sufrir. Mientras, diversas corrientes priistas expresan que o retiran a Héctor Yunes de la lista o habrá voto de castigo. Y en Morena de plácemes… Malas nuevas para Morena. Sondeos de intención de voto muestran una caída en la preferencia hacia el partido de López Obrador.

Para la diputación federal por Coatzacoalcos, si hoy fueran las elecciones, el triunfo sería para la doctora Nereida Santos Hernández con más del 50 por ciento de la intención de voto contra 11 por ciento de Tania Cruz Santos, de Morena. Rafael García Bringas arrasaría en la contienda por la diputación local por el distrito Coatzacoalcos Urbano también arriba del 50 por ciento contra 34 de Juan Alberto González Arjona, de Movimiento Ciudadano, y apenas 6 por ciento de Eusebia Cortés Pérez, de Morena.

En la diputación local por el Coatzacoalcos Rural, la preferencia apunta hacia el empresario y ex líder de Coparmex, Gabriel Rivera Cerdán, con más del 50 por ciento por encima de Sergio Guzmán Ricárdez, de Morena, con 9.7 por ciento. El sondeo por la alcaldía, luego. La medición se realizó por encargo de grupos empresariales que analizan si se suman, por quién se suman y si Morena es opción o no. Otras encuestadoras, como Massive Caller, con una metodología de llamada telefónica, le dan amplia ventaja a Morena en la elección por la diputación federal en el distrito de Coatzacoalcos, el 11 de Veracruz: 57.2 para Morena y 37.6 para la coalición PRI-PAN-PRD…

Hostigamiento y corretiza a Ignacio Carvajal, editor del diario La Red, colaborador de Blog Expediente MX y uno de los periodistas más completos y profesionales de Veracruz. Sus atacantes, elementos de la Policía Municipal de Playa Vicente. Fue asediado en su trayecto a Nueva Ixtacán, municipio con raíces indígenas en el occidente veracruzano, colindante con Oaxaca. Esa misma policía intentó reventar una reunión de morenistas, inconformes con el alcalde panista, Gabriel López Álvarez, cuyo empeño y obsesión es obligarlos a votar por la alianza PRI-PAN-PRD y usa al cuerpo policíaco como ariete contra la población. Ahí, donde reinaban “Los Piñas”, grupo de poder desmantelado por el gobierno de Veracruz, se aplica la ley del garrote. De no ser por la audacia de Nacho Carvajal, su valentía y arrojo, encarando a los rufianes con uniforme, seguro lo habrían aprehendido, acusado de ultrajes a la autoridad y confinado a una prisión. Ante el ataque, la población lo acuerpó y terminó correteando a la policía de Playa Vicente, entre reclamos de ser inútiles para garantizar la seguridad y estar al servicio del crimen organizado. La Comisión Estatal de Atención y Protección a los Periodistas (Ceapp) de inmediato solicitó medidas cautelares para salvaguardar la integridad de Nacho Carvajal, cuyos reportajes sobre violencia desde los tiempos de Fidel Herrera, pasando por Javier Duarte y Miguel Ángel Yunes Linares, han cimbrado a Veracruz…

Humo blanco en Unidad Ciudadana. Va Moisés Zarco Lacunza por la alcaldía de Coatzacoalcos y lleva a Noé Pola Ochoa como candidato a regidor primero. Uno, centrando la posibilidad de votos en los adeptos que mantiene en redes sociales por los casos de abuso de autoridad que frecuentemente ventila y denuncia como parte de Resistencia Civil Coatzacoalcos y el otro, Noé Pola, con una sólida estructura electoral que mueven el voto donde otras corrientes políticas no logran entrar…

Hierve Chinameca contra Cuitláhuac, contra Nahle, contra la diputada Magaly Armenta, que intenta la reelección, y contra Rocío Pérez y el Clan de los Quintanilla. Hierve Chinameca con el ir y venir de la maquinaria que acondiciona el terreno en que se desarrolla, sin anuencia del pueblo, la planta de tratamiento de basura. Hierve por el engaño del gobernador y por la traición, por los embustes de la diputada local, Magaly Armenta, y por la impunidad que le prodiga la secretaria de Energía, Norma Rocío Nahle García, a su compadre Arturo Quintanilla Hayek y a la familia voraz, porque a contrapelo de los grupos sociales, del alcalde Guillermo Trolle, a contrapelo de la ley, va marchando la construcción de la planta de basura en Chinameca. O sea, los chinamecanos se tendrán que hacer cargo de los desechos, desperdicios e inmundicia que les envíe Coatzacoalcos.

El repudio viene desde aquel engaño de la diputada morenista, Magaly Armenta, que de manera conjunta con los secretarios de Gobierno y Medio Ambiente, Eric Patrocinio Cisneros Burgos y Rocío Pérez, le vendieron al gobernador Cuitláhuac García que el conflicto estaba planchado y aquel, tan informado como presume estar, fue lanzado a la cueva de los leones. Salió entre mentadas y abucheo, reclamos y condenas, ofreciendo que la planta procesadora de basura no se construiría por la negativa de los habitantes de Chinameca. Pero el proyecto arrancó. Y continúa. Y ahora Magaly Armenta intenta la reelección como diputada por Cosoleacaque. Buen momento para que los engañados de siempre le cobren la afrenta el día de la elección… 

Los Yunes: el infierno que viene

Lunes, 26 Abril 2021 04:34

Terror de muchos, Miguel Ángel Yunes, aquel que tildó de “loco” al hoy presidente, siente las brasas ardientes del infierno en que Andrés Manuel lo va a consumir.

Hará cuatro meses, la Fiscalía General de la República reabrió expedientes, activó pesquisas, hurgó en la historia pública y privada del ex gobernador panista de Veracruz para colmar la sed de venganza de López Obrador.

Halló lo ya sabido. Que si el magisterio acusó un fraude monumental en el ISSSTE, lavado de dinero y enriquecimiento ilícito. Que si Elba Esther Gordillo, la maestra insaciable, su antigua aliada, denunció un desfalco de 50 mil millones de pesos. Que si Manuel Espino, ex líder nacional del PAN, ahora celador del funesto proyecto de seguridad obradorista, evidenció un enriquecimiento ilícito con trazas de delincuencia organizada, implicados los hijos y la esposa de Yunes. Que si Javier Duarte, el ladrón que saqueó a Veracruz, le imputó 26 casas, departamentos y mansiones de origen chueco. O sea, bandoleros dando clases de moral.

Expediente azul, le llamó Andrés Manuel a aquel compendio de acusaciones cuando en la campaña de 2017 recorría el estado con cargo al dinero de la fracción parlamentaria de Morena en el Congreso de Veracruz, usando la lucha por las alcaldías como palanca para exacerbar los odios, el resentimiento, los reclamos de los olvidados contra el panista en el poder.

“Monarquía de la moronga azul”, dijo López Obrador describiendo con saña a los Yunes —Miguel Ángel padre, Miguel Ángel Yunes Márquez, el hijo mayor, y Fernando— por aquello de la sucesión por linaje y derecho de sangre, azul por su condición panista, mientras el jefe del clan contragolpeaba grababando videos en los que una y otra vez remarcaba el filoso adjetivo de “loco” con el que denostaba a quien nunca imaginó llegaría a ser el reyecito de Palacio Nacional.

Y un año después, en la campaña presidencial de 2018, se volvieron a encontrar. Y seguían en lo mismo. La “moronga” por un lado y el “loco” por el otro. Y así es espectáculo demencial.

Hoy, nada original tiene el fiscal de la República, Alejandro Gertz Manero. Un expediente ya investigado, con delitos prescritos, sin acción legal, con tufo a complicidad y hasta un dictamen de no ejercicio de la acción penal. Pero, eso sí, un clavo ardiente.

Gertz y López Obrador exploran una ruta más segura. Van por el enriquecimiento de la familia Yunes. Fortuna legal o no, producto de sus negocios, una constructora fachada, una inmobiliaria, pasan hoy por el filtro de la siniestra Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de Hacienda, el ariete del presidente para armar casos, asediar a adversarios, cobrar agravios, así pregone el presidente que lo suyo, lo suyo, no es la venganza.

Santiago Nieto, el sabueso de la UIF, el mastín de Andrés Manuel, hurga en la vida de los Yunes y más allá. En la mira están los amigos, los empleados, el círculo más estrecho del ex gobernador y, sobre todo, de los juniors que se alternan en la alcaldía de Veracruz.

Neomillonarios ostentosos, vulgares nuevos ricos, ligados a Fernando y a Miguel Ángel Yunes Márquez, ex funcionarios del gobierno de Veracruz, son el objeto de las pesquisas de la Unidad de Inteligencia Financiera, cruzando datos, integrando el expediente letal que evidencie quiénes robaron en el bienio yunista, cuánto se llevaron, quién los protegió, quiénes y cómo urdieron el saqueo al erario. Como si el caso Javier Duarte se volviera a repetir.

Otra investigación se centra en la consistente riqueza de los Yunes, el palacete del Estero, casas a nombre de Omar Yunes, el hijo franquicitario, célebre por aparecer en el top ten de las joyitas mexicanas con trámites para depositar en paraísos fiscales, según el caso Panamá Papers.

Una línea se centra en la relación de los Yunes con empresarios gasolineros. Y el punto clave: el origen del combustible.

Una más, la conversión de los puros en manchados, la transformación de los ángeles en demonios. Llegados al gobierno con una mano adelante y la otra tapándose lo de atrás, un ala del yunismo dejó el gobierno con los bolsillos a reventar y las cuentas bancarias sumando millones.

Si el gobierno de Yunes terminó siendo como el de Javier Duarte, uno de sus súbditos, Rafael Abreu Ponce, uña y mugre de Fernando Yunes, se asume como el nuevo Arturo Bermúdez Zurita.

Bermúdez fue el brazo de hierro de Javier Duarte. Secretario de Seguridad Pública, vio en la violencia un filón de oro. Y concibió algo grotesco. Abdicó de su responsabilidad de otorgarle seguridad a la sociedad y optó por crear empresas de seguridad privada con las que lucró a placer. Mayor violencia, mayor servicio a particulares. La delincuencia le hizo ganar lo que nunca imaginó.

Abreu es su símil. Llegó al yunismo quebrado. Pasó por la Comisión Municipal de Agua y Saneamiento de Coatzacoalcos, se fue tras un incidente de lucro político con los damnificados por el sismo del 7 de septiembre de 2017, y se volvió un magnate.

Hoy ostenta una empresa de seguridad, Gorat, y una decena de filiales; servicio de ciudad a ciudad en camionetas blindadas; capacitación en Colombia con armas de alto poder, según videos que él mismo difunde en redes sociales; más de 250 trabajadores en nómina; contratos millonarios con empresas industriales; vuelos charter, negocios acuáticos en Cozumel, Quintana Roo; una empresa editorial, autos deportivos, vehículos todo terreno, un restaurant, vida de oropel en Monterrey.

Es el Bermúdez del Clan Yunes.

Otra pista hacia los Yunes es el encuentro de Fernando, hoy alcalde de Veracruz, con el líder zeta en el sur, Hernán Martínez Zavaleta, alias Comandante H, ocurrido el 13 de agosto de 2016.

Agradecidos por el voto del panismo de Cosoleacaque y anexas, Fernando Yunes y el líder criminal compartieron la mesa con un aliado común: Erasmo Vázquez González, cacique de San Juan Evangelista, medio hermano del extinto “Caudillo del Sur”, Cirilo Vázquez Lagunes, ejecutado en noviembre de 2006 por un comando armado.

Tras una oleada de muerte, en 2017, su lugarteniente ejecutado, en respuesta una familia —padre, madre y cuatro niños— asesinados, el Comandante H paró en prisión. Fernando Yunes, en cambio, disfruta sus últimos días en la alcaldía de Veracruz hasta ser relevado por su hermano Miguel.

El otro frente es moral. Es el caso Succar Kuri, pederasta de Cancún, amigo de políticos de altos vuelos, empresarios poderosos, condenado a más de 100 años de prisión. En el libro Los Demonios del Edén, su autora, Lydia Cacho, cita el nombre de Miguel Ángel Yunes en un episodio con Succar y Yunes, en respuesta, exhibe un dictamen de la Procuraduría donde se le exime de culpa.

Mario Marín, amigo de Succar y del empresario textil, Kamel Nacif, ex gobernador de Puebla que pactó con Morena y operó la elección, se decía más impune y está en prisión. Yunes es más frágil.

Filtrada la pesquisa de la FGR al periódico La Jornada, Miguel Ángel Yunes Linares reacciona a su estilo. Reclama el fondo y las formas. Refuta la acusación y evidencia que al rotativo el gobierno de Andrés Manuel López Obrador le ha pagado 400 millones de pesos en dos años y medio de gestión.

“Nunca fui —dijo— requerido por ninguna autoridad por temas relativos a mi gestión como Director General del ISSSTE porque siempre actué con base en la Ley.

“Hoy, 11 años y dos meses después, en pleno proceso electoral, se inicia una investigación como consecuencia de una denuncia interpuesta por la UIF, institución que sacó del bote de la basura dos denuncias interpuestas hace varios años por dos conocidos pillos y respecto de las cuales la entonces Procuraduría General de la República se pronunció oportunamente determinando el no ejercicio de la acción penal, por la simple razón de que no hay ningún delito que perseguir.

“No es casual que la denuncia de la UIF se ‘filtre’ en plena campaña electoral y que —aunque yo no participo en actividades políticas— la misma sea la punta de lanza en una estrategia para lastimar a dos de mis hijos que decidieron hacer carrera en el sector público, uno de ellos como candidato en esta etapa de elecciones y el otro como alcalde en funciones de la Ciudad de Veracruz”.

Envuelto en la bandera de la pureza, Yunes encaró desde 2004 a Fidel Herrera, a Javier Duarte, a Héctor Yunes, su antiprimo que le disputó la gubernatura, y a López Obrador. Cuitláhuac era —es— un pez demasiado escuálido para ser tomado en cuenta, marioneta sin neurona, de exabruptos en campaña y en su remedo de mañanera semanal y de contoneos que comienzan a escandalizar.

Del gobierno yunista hubo un parto: nuevos ricos, vulgares millonarios. Sus aliados panistas eran honestos de palabra y rateros en la acción.

Andrés Manuel, al que MAYL llamó “loco” y su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez tildó de “viejo guango”, reabre el expediente, las pesquisas de la UIF, cerrando el círculo con el que el fiscal Gertz Manero los ha de embestir en plena campaña electoral.

Es el infierno que está por venir.

Archivo muerto 

Moralmente destrozado, Morena exhibe tres impresentables: Félix Salgado Macedonio con cinco denuncias por violación y aún aspirando a ser gobernador de Guerrero; David Monreal Ávila, el que manosea a la candidata morenista a la alcaldía de Juchipila porque así se llevan, de a piquete de ombligo, melón y papaya, y apunta a gobernar Zacatecas, y Benjamín Saúl Huerta, detenido cuando agredió sexualmente a un menor de 15 años, que debió renunciar a su intento de reelegirse como diputado federal por el distrito 11 de Puebla. Tres entre muchos, incluso priistas, panistas, perredistas, emecistas, verdes y demás de conducta inmoral, que hacen replantear si esta clase política es la que puede salvar al país.

Salgado Macedonio es el preferido del reino, cobijado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, blindado por Morena, cuya candidatura se halla a centímetros de caer, no por las denuncias penales a las que la Fiscalía de Guerrero no da curso, en agravio de las víctimas, sino por no haber presentado su informe de gastos de precampaña, aduciendo primero que no era precandidato, luego culpando a la dirigencia de Morena de haber recibido el informe y no remitirlo al Instituto Nacional Electoral en tiempo y forma. David Monreal es el acabose para Morena, observado en cuando menos tres videos cómo toca el trasero de la candidato morenista a la alcaldía de Juchipila, y luego pasando del “pudo ser un tocamiento involuntario” a “el video está alterado”, y la susodicha víctima, tan indigna como vulgar cómplice, alegando que nada ocurrió aunque casi haya brincado al sentir los dedos del señor Monreal en su piel; algo así como “me manoseó pero con respeto”.

Benjamín Saúl Huerta ofreció trabajo a un joven de 15 años; lo llevó a la Ciudad de México; le proporcionó un refresco que “sabía amargo” y con ello lo drogó. Hubo tocamientos, el diputado desnudo, la mano del joven colocada sobre el pene del legislador. Gracias a la intervención de empleados del hotel, el ataque no se consumó. Detenido, el diputado Huerta alegó tener fuero y fue liberado. Así pudo acudir a la Cámara y votó a favor de la reforma a la Ley de Hidrocarburos y la Ley Zaldívar, un golpe de estado obradorista a la Constitución, extendiendo el mandato del presidente de la Suprema Corte y del Consejo de la Judicatura Federal por dos años, un laboratorio de lo que Andrés Manuel intentará en 2024 cuando tenga que dejar el poder. Luego, ante el escándalo, Benjamín Saúl Huerta renunció al intento de reelegirse como diputado federal. El voto del pederasta le sirve a Morena. Asquea la clase política.

Es inmoral. Es tramposa. Es una vergüenza nacional… Un día le arrojaron cuerpos desmembrados; otro, amenazas directas de la delincuencia organizada —o de los esbirros del gobernador, disfrazados de malosos—, y al final lo refundieron en una prisión. Líder en la intención de voto en Minatitlán, Nicolás Ruiz Rosete fue aprehendido el viernes 23 por añejas causas —su paso por la sindicatura de Minatitlán y una imputación por privación física de la libertad de parte de una mujer señalada de extorsionar usando las siglas de la Confederación Auténtica de Trabajadores y Empleados de México (Catem)— y un evento reciente entre transportistas por una obra en el puente El Jagüey. El fondo es político, no legal. El fondo no es hacer justicia sino embestir a los adversarios políticos.

Nicolás Ruiz, candidato de la alianza Veracruz Va, integrada por PRI-PAN-PRD, camina rumbo a la alcaldía de Minatitlán, y no hay estrategia en Morena para evitar una derrota anunciada, para revertir los efectos del desastroso gobierno municipal de Nicolás Reyes Álvarez, por su alarmante corrupción, por el abuso de autoridad, por el tráfico de contratos, por el amasiato repugnante entre el obradorismo y el cacicazgo petrolero de la familia Wade. Nicolás Ruiz Rosete, su aprehensión, no es un caso aislado. Es el cuarto personaje, opositor a Morena y al gobierno de Cuitláhuac García Jiménez, en ser detenido. Antes fue el líder moral del Partido de la Revolución Democrática en Veracruz, Rogelio Franco Castán; el empresario transportista Ramón Ortiz Cisneros, financiero del partido Fuerza por México en Coatzacoalcos y el sur de Veracruz; Gregorio Gómez, aspirante a la alcaldía de Tihuatlán. Son los síntomas de un régimen represor, símil de lo que fue el PRI en sus días de partido hegemónico. Son los rasgos de una persecución política que marcará para siempre a Morena, a Cuitláhuac García, al secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, a la fiscal Verónica Hernández Giadáns, como los represores políticos que no repararon en usar la ley y al Poder Judicial para descarrilar a quienes les disputan el poder…

José Manuel Villegas Pérez es candidato único de Redes Sociales Progresistas a la alcaldía de Coatzacoalcos. Recibió la constancia de su registro ante el Órgano Público Local Electoral de manos del delegado nacional de RSP en Veracruz, Jorge Luis Calleja Hernández. Lleva en la suplencia a Guillermo Arturo Hernández Moreno, el célebre “Cuyo”. Operador electoral nato, Manuel Villegas se forjó y abrevó en el marcelismo y luego se deslindó del ex alcalde Marcelo Montiel Montiel. Fue parte del equipo de promoción del voto que llevó a Marco César Theurel Cotero a la alcaldía de Coatzacoalcos y luego a Gersaín Hidalgo Cruz, líder del Sindicato Único de Empleados Municipales, a una regiduría. Y hoy emprende un proyecto propio bajo las siglas de RSP… 

Página 5 de 100