Viernes, 26 de abril de 2019

Fuera de Foco

CAB y Grupo MAS, negligentes
Silvia Núñez Hernández

Columna Sin Nombre

Falleció Teodoro Cano... y ni homenaje ni nada
Pablo Jair Ortega

Buenos Días Veracruz

El silencio del gobernador Yunes
David Varona Fuentes

Informe Rojo

El Peje, Cuitláhuac: todos lucran con la masacre
Mussio Cárdenas Arellano

@suntos de poder

México en manos de delincuencia organizada
Manuel Carvallo Carvallo

Columna Invitada

"Servir o servirse"
Columna Invitada



Columna: Columna Invitada

Usufructuar y quebrantar la Universidad

Lunes, 29 Octubre 2018
  • Por:  Rafael Arias Hernández/ Mutatis Mutandis

Menos de un mes a desgobiernos. Días de muertos y de santos inocentes. Siguen las despedidas, para  PANRD en Veracruz y  PRIVERDE en el país, cuyos desastres exigen atención.

Millones y millones, padecen más inseguridad, pobreza, hambre y sed de Justicia. Desgobiernos de desaprobada administración; insuficientes servicios básicos de cuestionada cantidad y calidad; inocultable aumento de deuda pública; y persistente  corrupción e impunidad.

 Casi 65 % en edad de estudiar, sin oportunidad de acceder a la educación superior  

Ahora la noticia es que, gracias a sus enemigos externos e internos,  la Universidad Pública atiende la menor parte, sigue en franco debilitamiento y retroceso, padeciendo muchas de ellas, insuficiencia y quiebra potencial; y concretamente  urgen apoyos extras para diez de esas universidades, porque ya empezó su suspensión de pagos salariales y otras consecuencias que, injustamente y de inmediato, afectan a miles de trabajadores  administrativos y académicos;  y también,  a cientos de miles de estudiantes.

La reacción de los afectados y la solidaridad de otros universitarios no se ha hecho esperar y organizan paro de apoyo y solidaridad,  a nivel nacional para este 29 de octubre, convocado  por la CONTU (Confederación de Trabajadores Universitarios),  que viene denunciando desde hace años,  el problema y sus consecuencias, pero no se hace caso, ni se atiende bien y oportunamente.

Se sabe que demandan apoyos extraordinarios; y que  la afectación en general, ha sido ocasionada, tanto externamente por negligencia y desatención de gobiernos estatales y federal; como internamente, por la característica mediocridad e ineficiencia,  de quienes dirigen y administran las universidades públicas afectadas.

Directivos y alta burocracia, que desde su zona de confort, desatienden, ven pasar y sobreviven a los problemas, porque gozan de exagerados ingresos, beneficios y prestaciones que se autorizan, permiten, o incluyen en el cargo, que dicen desempeñar  y protege una supuesta autonomía. Exagerada conveniencia y aprovechamiento, que a su vez permite, causa o alienta en otros universitarios,  otras costosas e injustificadas conductas y exageraciones.

De ahí que urge, que los responsables atiendan, caso por caso y determinen causas y responsables, así como formas de solución inmediata y mediata.

Imprescindible hacerlo cuanto antes, para identificar, en cada universidad, derechos, justificaciones, urgencias y pertinencias, y a la vez, también diferenciar y evitar abusos, ocurrencias, conveniencias y aprovechamientos; porque la solución de darles apoyos extraordinarios, sin comprobar lo que en efecto se necesita, es simplemente mantener un problema que va a seguir y crecer,  si no se ajusta y atiende a lo que debe ser.

Ante errores, desatinos y falta de gestión, prevención o acuerdo entre unos cuantos directivos, administraciones y autoridades, en última instancia, qué culpa tienen cientos de miles y hasta millones, de trabajadores, alumnos y sociedad en general, que resultan afectados.

Primero lo primero

Es común que, en muchas universidades  públicas, poco se habla y se hace por recordar siempre y a todos, que  la Sociedad (a través del Estado), es el origen y destino de esta institución de educación superior  que, dicho sea de paso, a iniciativa de MORENA, debe garantizarse ya, como derecho humano gratuito.

Conformarse  solo con la vinculación esporádica, parcial y superficial, pocas veces conlleva, forma y transforma en las personas,  la  Responsabilidad Social que les debe caracterizar en todas partes y  en todo momento; con los respectivos principios y valores, característicos de una Cultura verdaderamente Humanista.

Además, en muchas de esas universidades, los grandes problemas siguen sin atenderse, ni enfrentarse: ¿Cuál democracia interna, que tanto se critica y presume en clases, estudios, investigaciones y  múltiples discusiones? ¿Qué de la austeridad, la fiscalización y la evaluación social? ¿En dónde queda el compromiso con el origen, y destino, que  dan existencia y razón a la institución?

Irresponsable, rechazar año con año, a más y más, cerrándose para excluir a demasiados, bajo inadmisibles pretextos y no pocas actitudes convenencieras, de beneficio personal y de grupo.

Urge oportunidad generalizada,  no más exclusión y rechazo, a las mayorías.

¿Obligado aceptar presupuesto  con creciente pérdida de capacidad de compra laboral e institucional, con inocultable empobrecimiento de laboral e institucional? ¿Y la pérdida de prestaciones y pensiones?

Opacidad evidente, con  notoria falta de acceso a la información, actualizada y confiable.

Indispensable, que la cara e inútil burocracia, desquite sus altos sueldos, ingresos y beneficios, proporcionando diagnósticos actualizados, identificando retos y oportunidades y, desde luego, cumpliendo en serio con rendición de cuentas, fiscalización y evaluación social permanentes.

Oportuno decirlo y advertirlo. La anacrónica y retardatoria forma, en la que se insiste en sostener a la universidad pública, se está enfrentando a una realidad adversa. ¿Cuál política financiera y de desarrollo institucional?

No solo hay que identificar y señalar enemigos externos. Ahora, se deben señalar también deficiencias y defectos, responsables y culpables internos, que  han colocado a demasiadas instituciones en  insuficiencia o quiebra financiera

A propósito, también ante la evidente opacidad, hay que insistir y preguntar al gobierno de Veracruz: ¿De qué tamaño es el daño recibido y cuál es ya, el acumulado por el gobierno actual? ¿A cuánto asciende el total-total de deuda pública estatal y municipal? ¿Dónde están los miles de millones de pesos presupuestados y desaparecidos? ¿Y los resultados de la entrega recepción? ¿Cuántos despedidos y nuevos contratados van? ¿Renovar o autorizar más concesiones y privatizaciones, para beneficiar a quienes? ¿Cuál es el costo de la reestructuración de la deuda? ¿Es obligatorio sostener a funcionarios ineptos o mediocres con elevados y ofensivos sueldos, más beneficios especiales?

Saquear y debilitar

Urgente, advertir lo obvio. El debilitamiento y destrucción institucional tiene responsables y cómplices, beneficiarios y perjudicados.

No se necesita ser experto en finanzas  o en derecho, para asegurar que en los gobiernos, ineficiencia y corrupción han logrado saquear y mal administrar, endeudar injustificadamente  y hasta privatizar,  para favorecer socios, familiares y a ellos mismos, en  la continuidad de la impunidad.

La educación superior gratuita y de calidad, como  otros servicios gubernamentales, es un derecho irrenunciable. El paro es respuesta. Trabajadores universitarios, estudiantes y sociedad en general no deben padecer y pagar  consecuencias, de ineptos y corruptos.

*AcademicoIIESESUV@RafaelAriasH.Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez

 

Valora este artículo
(0 votos)